Instalaciones eléctricas en garajes

0 Comments

Instrucción ITC-BT-29 incluye como locales con riesgo de incendio o explosión Clase I los garajes privados para estacionamiento de más de 5 vehículos. La Norma contra incendios NBE-CPI-96 establece que todo garaje o aparcamiento con capacidad superior a 5 vehículos debe constituir un sector de incendio diferenciado de cualquier otro uso. . Ello implica el disponer de un sistema de ventilación natural o forzada para la evacuación de humos en caso de incendios.  Para la ventilación natural se dispondrán en cada planta huecos uniformemente distribuidos que comuniquen permanentemente el garaje con el exterior, o bien con patios o conductos verticales con una superficie útil de ventilación de 25 cm2 por cada metro cuadrado de superficie construida en dicha planta. La ventilación forzada deberá cumplir las siguientes condiciones:

a) Ser capaz de realizar 6 renovaciones por hora, siendo activadas mediante detectores automáticos. b) Disponer de interruptores independientes para cada planta, que permitan la puesta en marcha de los ventiladores. Dichos interruptores estarán situados en un lugar de fácil acceso y debidamente señalizado. c) Garantizar el funcionamiento de todos sus componentes durante noventa minutos, a una temperatura de 400ºC. d) Contar con alimentación eléctrica directa desde el cuadro principal.

Tanto con ventilación natural como con forzada , ningún punto estará situado a más de 25 m. de distancia de un hueco o punto de extracción de humos. Nos permitimos hacer las siguientes observaciones: Entendemos que la instalación de ventilación exigida para la evacuación de humos, puede utilizarse para que las posibles concentraciones de monóxido de carbono producidas por el escape de los motores de los vehículos no supere las 50 partes por millón, que es el límite máximo desde el punto de vista de toxicidad del volumen de aire del garaje. De hecho pensamos que las 6 renovaciones por hora, ( que equivalen a 15 m3/h/m2 para una altura de techo de 2,5 metros), están calculadas para que no se alcance el límite de toxicidad al que anteriormente nos hemos referido. La instalación puede completarse con detectores de monóxido de carbono que pongan automáticamente en funcionamiento los ventiladores. Una posible mezcla explosiva por concentración de monóxido de carbono es impensable, ya que los límites de inflamabilidad de la mezcla están entre el 12,5 y el 74 % en volumen.

nstalaciones-para-recarga-de-vehiculos-electricos-en-garajes.jpgLa razón, pues, de que un garaje haya de considerarse como local con riesgo de incendio o explosión hemos de buscarla en el almacenamiento de combustible en los tanques de los vehículos, y en la posibilidad de un derrame en el suelo del garaje. El antiguo Reglamento en su Instrucción 27 y en la Hoja de Interpretación nº 12 establecía los volúmenes peligrosos en función de la situación del garaje en relación con el nivel del suelo del terreno circundante, y de la ventilación existente, natural o forzada, de forma que siempre que se cumpliesen determinadas condiciones , se podía considerar como volumen peligroso el definido por el suelo, y un plano paralelo situado a 60 cm. por encima del mismo.  Ello no aparece en el nuevo Reglamento, que, como ha quedado indicado, incluye los garajes como locales Clase I.

Para la clasificación y límites de extensión de las zonas de emplazamiento Clase I el Reglamento remite a la Norma UNE 60079-10. En el caso que nos ocupa se considera que la zona peligrosa se ha de clasificar como zona 2. La extensión de la zona dependerá de la ventilación. En cualquier caso, la aplicación de la Norma UNE referenciada es complicada. En un caso tan repetitivo como es el de los garajes, especialmente en edificios de viviendas, deberían definirse, a nuestro entender, unas sencillas normas de aplicación. Nuestro criterio es que existiendo una instalación de ventilación exigida por la Norma NBE-CPI-96 para la evacuación de humos en caso de incendio, aprovechando la existencia y el funcionamiento de la misma podría considerarse como zona peligrosa la misma que definía el reglamento antiguo u otra similar. No obstante, ello deberá ser corroborado por un Órgano Competente de la Administración. Haremos referencia, por último, al hecho de que en garajes de más de 30 vehículos deben instalarse bocas de incendio equipadas. En el caso de que la presión de la acometida sea insuficiente para cumplir las exigencias reglamentarias, habrá de instalarse un grupo bomba que estará dotado normalmente de un motor eléctrico, que se situará en un recinto de fácil acceso, independiente, protegido contra incendios y otros riesgos. Dicho motor estará adecuadamente protegido en función de las características del local y estará conectado de forma que su funcionamiento esté asegurado incluso cuando todos los demás circuitos estén desconectados. Cualquier interruptor de la línea de abastecimiento del motor debe llevar el siguiente aviso: “Circuito de bomba contra incendios; no cortar en caso de incendio”.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Entradas recientes